martes, 31 de mayo de 2016

Las lágrimas me subían a los ojos ...


Las lágrimas me subían a los ojos, y no eran lágrimas de pesar ni de alegría, eran de plenitud de vida silenciosa y oculta por estar en Granada. 

 (Miguel de Unamuno)

No hay comentarios:

Publicar un comentario